SOMOS MUCHO MÁS PERO, TAMBIÉN SOMOS LO QUE LA RED DICE DE NOSOTROS

El entorno laboral ha cambiado por lo que, las formas de buscar empleo deberían de adaptarse a las nuevas exigencias. Más que ir detrás del empleo, que también, una verdadera estrategia 2.0 se ha de encaminar hacia el provocar que te encuentren cuando alguien precise un profesional en tu sector. En este sentido, el concepto de Marca Personal, de gestión consciente de la misma (Personal Branding), cobra todo su sentido. Es decir, la idea pasa por establecer objetivos, por saber, uno, dónde quieres trabajar, evidentemente basando la decisión en aquello en lo que eres bueno, lo que puedes ofrecer, conociendo a tu público objetivo y sus necesidades y/o problemas, y demostrando cómo puedes llegar a satisfacerlas, y dejando claro qué beneficio van a lograr si te contratan; dos, por recoger información lo más detallada posible de esas empresas u organizaciones en las que quieres trabajar, o de aquellos profesionales a los que quieras “emular” (piensa en 5 empresas en las que quieras trabajar, y en quiénes son los responsables de la contratación. ¿Sabrías responderte? Aléjate del “trabajar de lo que sea”. Céntrate. ¿Nuevas líneas de negocio?, ¿nuevos productos?…, donde yo encaje. Adelántate a las necesidades de las empresas); tres, por revisar tu perfil y tratar de que éste se adecue, al máximo, a las necesidades, presentes o futuras, de la empresa; cuatro, por identificar la manera en la que recluta la empresa u organización, y adaptar tu estrategia; y, cinco, no te olvides del networking (los mercados son, sobre todo, conversaciones).

Entonces, ¿qué técnica de búsqueda de empleo es la más idónea? Pues, depende. Aunque una respuesta más adecuada sería: aquella que te permita el acceso al empleo deseado. Portales de empleo, autocandidatura, respuesta a un anuncio, inscripción en la web de la empresa, webs de ETT’s, envío o presentación del CV, inscripción en el SEPE, networking…, son técnicas útiles -unas más que otras- aunque, si tuviera que decidirme por una, yo apostaría por una más a medio/largo plazo, más sutil, trabajada, menos “invasiva”…, con la que ir dando muestras de tu saber, donde tu oferta (producto) va ganando posiciones, donde aquellos a los que quieres llegar se percatan de tu presencia y valía, donde tu mensaje claro, directo, con una propuesta de valor sin rodeos y sin dudas, alcanza corazón y razón de tu target -recuerda que, fundamentalmente, te van a contratar por el valor que aportas-, donde el que quiera encontrate -también en la red- se topará con una imagen y reputación profesional, sin fisuras, “comme il faut”, en definitiva, encuentra tu diferencia y, como te avanzaba, yo me decantaría por una estrategia basada en la gestión de la Marca Personal, también en el entorno 2.0.

#Orientación #MarcaPersonal

“Si no eres una marca, eres una mercancía” (Philip Kotler)

Y como eres mucho más que un producto o mercancía, has de aprender a gestionar tu presencia en la red. ¿Por dónde empezar? Como casi siempre, por el principio, por averiguar para qué quieres estar en la red, por desvelar tus objetivos y por establecer un plan que te acerque a los mismos. La red, sólo es una canal más, para nada es el fin, por el contrario, ha de entenderse -y trabajarse- como un medio que te aproxime a tus objetivos. Hay que crear una identidad digital acorde a nosotros, congruente con lo que somos fuera de la red, con aquello que sabemos hacer y podemos ofrecer -con la mirada siempre puesta en el otro, en el beneficio que aporto-, sólo así, lograremos una reputación que nos preceda, adecuada, valiosa, basada en las opiniones de aquellos que ya son aquello que tú quieres ser, o ya están allí donde tú quieres estar (“Marca Personal es aquello que dicen de ti cuando no estás en la sala”, Jeff Bezos). Por cierto, si te estás preguntando cómo puedes saber más acerca de la salud de tu Marca Personal, la respuesta, aunque obvia, es: preguntando. Pregunta a tu entorno por aquello en lo que destacas, por tus diferencias, aquello en el que deberías mejorar, etc., y aprovéchalo para conocerte mejor y para avanzar en tu proyecto profesional. Nuestro entorno nos ayuda a “validarnos”.

Somos mucho más, pero también somos lo que la red dice de nosotros

Una vez que ya has recabado información sobre tu Marca Personal actual, ¿qué tal pasar revista a una serie de aspectos que, sin duda, has de tener en cuenta y no descuidar en tu estrategia de búsqueda de empleo 2.0?

  • Analiza tu identidad digital. Pregúntale a Google por tu nombre. ¿Qué reflejan las primeras diez entradas?, ¿te reconoces?, ¿están en sintonía con lo que tú quieres? Recuerda que, parte, sólo parte de tu reputación digital, está basada en tu identidad digital (lo que soy, creo ser o quiero ser). El resto, se asienta sobre aquello que los demás dicen de nosotros, cómo nos perciben, cómo interpretan lo que hacemos o decimos. ¿Se te ocurre cómo gestionar/influir en esto? Efectivamente: comparte, conversa, colabora, solicita información, opinión… Para saber más sobre tu reputación: klout, hootsuite, Me on the web de Google.
  • Elige aquellas RRSS en las que crees que tienes que tener presencia. No de cualquier manera. Cuidado con Facebook. Cuida tu imagen y cuidarás tu reputación. Estaría bien contar con una estrategia: no todo sirve para todos. Alinea presencia en redes con tu objetivo(s) profesional(es). Pon atención a tu privacidad. En cuanto a aquello en lo que se fijan las empresas respecto a nuestros perfiles en RRSS, las pesquisas suelen abarcar: muestras de tu trabajo, experiencia, comentarios, fotografías, publicaciones, recomendaciones de otros profesionales, perfiles actualizados, contactos … Procura que tus perfiles en las distintas redes estén conectados. Y, sí, las propias RRSS también ofrecen empleo (vía Trece Bits).
  • Enseña tu producto. Sabes escribir, escribe. Grabas vídeos, muéstralos. Tu saber está más ligado a lo visual, saca fotos. Eres fontanero, graba un vídeo solventando algún problema. Te gusta dibujar, dibuja. Blog, web, fan page, wiki … Utiliza el recurso que mejor se adapte a tus necesidades y que facilite la experiencia de tus potenciales clientes. Los contenidos han de ser de calidad y alineados con las necesidades de tu público objetivo. Los clientes ya no sólo compran un producto, van más allá, como digo, buscan una auténtica experiencia que les aporte valor, a ser posible, diferencial.
  • Posicionamiento SEO. La idea es que nos encuentren con facilidad y, si puede ser en los primeros lugares, mejor que mejor. Tendrás que analizar qué resultados provoca aquello que compartes. Céntrate en aquello que dominas. Comparte contenidos de calidad. Generarás leads. Herramientas que puedes utilizar: Google analytics, Google Search Console, Google Trends.
  • No dejes de formarte. Existen multitud de plataformas (vía Andalucía es digital), muchas gratuitas. Especialízate y serás más difícil de reemplazar. No te olvides de las habilidades digitales: escribir, grabar un vídeo, algo de SEO, SEM, hablar en público … Eres mucho más que tu título, Máster, etc. El mercado cambia, ¿has adaptado tu formación?
  • Y, por último, como colofón al menú anterior, el postre. Más que el postre, el networking, el gestionar y cuidar tu red de contactos, también on line, es la bebida que ha de estar presente a lo largo de toda la comida, y de la cena, y del desayuno. Ya te he ido avanzando la importancia que tienen los contenidos que compartes, tanto para tu posicionamiento como para tu reputación; pero, si existe un factor clave que, más que sumar, multiplica, ese es el networking. Detrás de cada perfil, de cada contenido, de cada oferta de empleo …, hay personas, personas que conversan, que colaboran, que comparten, que compiten, que demandan servicios, que recomiendan …, en definitiva, la red es una red de conversaciones. Muéstrate, ofrece, pide opinión, conecta, agradece, apoya, motiva, muéstrate dispuesto, no invadas, nada de SPAM, no des pena, no mendigues empleo, no fuerces, no aburras …, y no olvides que, cualquier conversación en la red, puede ser una entrevista de trabajo. Aprovecha el networking para acercarte a tu futuro empleador. ¡Vamos a por ese 80% de las ofertas de empleo que no se hacen públicas! Comparte algo personal, ayudarás a que te conozcan mejor.

La idea pasar por resultar elegido cuando se presente una oportunidad en el ámbito en el que tú eres un “hacha”. El mercado está “plagado” de profesionales de lo mismo, con formaciones, experiencias y competencias similares, cuya oferta/producto es muy parecida, también en calidad y costes, por lo que, una de las claves ha de estar en tratar de diferenciarse (nada que ver con ser extravagante); una diferencia que, el maestro Tom Peters en su libro El meollo del branding, vincula a los llamados intangibles (mucho más difíciles de copiar): valor, credibilidad y singularidad de la marca. Gestiona tu marca, también en la red, descubre tu talento, desempolva tus valores, eleva la mirada hacia tus objetivos, define tu público, ten claro aquello que aportas y qué beneficio obtienen, prepara tu estrategia, mide los resultados, ajusta, si es necesario y, coge un altavoz, y cuenta tu mensaje al mundo.

Y tú, ¿ya estás usando una estrategia 2.0?, ¿me la cuentas?

Artículo publicado originalmente en La Nueva Ruta del Empleo

Imagen: Unsplash: Dose Media

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s