Escrutinio a mis objetivos

Estamos atravesando un momento “especial”, ya no sólo por la situación de confinamiento a la que nos hemos visto abocadxs sino, también y sobre todo, por la concurrencia de una serie de factores, claves, interrogantes, emociones, valores… que, según algunxs, hasta podrían haber “alumbrado” una nueva generación: Alpha; no sólo ésta sino, más bien, ésta (muy acertada, como siempre, Dolors Reig). Mi agradecimiento desde aquí a lxs más jóvenes que, entre otros aspectos, están mostrando colaboración, participación activa, responsabilidad, cuidado de lxs mayores… y que, ojalá, lejos de utilizar la tecnología exclusivamente para comunicarse, que también, la aprovechen, por ejemplo, para participar a nivel social, si es de una manera crítica y con criterio, mejor que mejor. Despidos, ERTEs, cierre de negocios, reinvención profesional, emprendimiento, cambio, incertidumbre, miedo… son términos que inundan nuestro día a día. ¿Emprendo?, ¿espero?, ¿busco empleo?, ¿me reinvento?, ¿trabajo mi empleabilidad?, ¿y si cambio de sector?, ¿realmente aporto valor?, ¿me sirven de algo mis contactos?, ¿será momento de formarme?, ¿cómo se reclutará a partir de ahora?, entre otras, son cuestiones que seguramente a más de unx le estarán “martilleando” la cabeza. ¿No te parece que en esta vorágine de cambio en la que estamos inmersos, una buena estrategia puede pasar por centrarse en aspectos que tienden a permanecer más estables a lo largo del tiempo? (¡Enorme, Amalio Rey!). ¿Y si la única certeza fueses tú? (¡Grande, Antonio Fuentes!). ¿Por qué no centramos nuestros esfuerzos en aquello sobre lo que tenemos “control”? ¿Abordamos el proceso? ¿Seguimos con nuestro proyecto? Venga va…

Bien, hasta ahora hemos buceado en nuestro interior, hemos “enriquecido el guiso” con el feedback de las personas que nos rodean, y conocen, hemos realizado una primera aproximación a nuestros objetivos, hemos “levantado” la mirada y recogido información de nuestro entorno (mercado laboral) y, finalmente, hemos comparado nuestro perfil profesional actual con el perfil objetivo, a través del balance. Si has realizado los “deberes”, también habrás recogido un montón de información útil en relación a cada una de las “ventanas” del DAFO realizado: fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. ¿Lo tienes? Vale, continuamos. De momento guárdalo, porque me gustaría abundar un poco más en la herramienta que hemos utilizado y a la que, en muchas ocasiones, no se le extrae “todo el jugo” posible.

El DAFO nos ha permitido comparar nuestro perfil actual con el perfil objetivo, así mismo, nos va a permitir, estaría bien, fijar un objetivo con claridad. Recuerda que en este sentido y, como ya hemos comentado en posts anteriores, bajo mi punto de vista, existen, básicamente, 4 objetivos posibles: “tratar de ser referente en un sector/ocupación; “buscar empleo” (detallándolo lo máximo posible”, “emprender” o “mejora de empleo en la propia organización” (intraemprendimiento). Huelga decir que, si tienes más de un objetivo, habrás de utilizar más de un DAFO. Pues bien, además, el DAFO nos ha de servir para diseñar los pasos intermedios que nos van a acercar a esos objetivos “gordos”, las etapas intermedias (si son SMART, mejor que mejor) de una carrera que, en ocasiones, será de media distancia y, en la mayoría de los casos, se acercará a un proceso maratoniano. Las debilidades y amenazas pueden ser pistas para “arrancar” planes de trabajo, siempre y cuando te acerquen a tus objetivos; aunque, lo realmente importante y, que utilizaremos como “palancas” serán los resultados de las casillas: fortalezas y oportunidades. Hasta aquí. Me apetecía poner en valor una herramienta que enriquece mucho la foto, a la par que es sencilla en su manejo.

Escrutinio a mis objetivos

Fuente: Clker-Free-Vector-Images (pixabay.com)

Tal y como te avanzaba en el post anterior y, antes de meternos de lleno en la estrategia, vamos a someter a nuestro(s) objetivo(s) -tras haber elaborado toda la información anterior- a una serie de “escrutinios” que nos habrán de dar información, entre otros, sobre su validez, motivación, compromiso, etc. Recuerda, que tus objetivos son flexibles y que, en muchas ocasiones, es mejor una dirección profesional que un objetivo fijo e inamovible.

“Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?”   (Steve Jobs)

Motivaciones que están detrás

Se trata de rescatar (porque ya lo has trabajado) las motivaciones, en forma de palancas, que están detrás de tu objetivo. Según Arancha Ruiz en El mapa de tu talento “la realización profesional se alcanza gozando de autonomía, complejidad creciente y obteniendo una recompensa proporcional al esfuerzo”. ¿Crees que existe equilibrio entre aquellas variables que son importantes para ti (supongo que algunas serán innegociables) y aquello que esperas obtener, en forma de “réditos”, de tu puesto/ocupación objetivo. Donde hago referencia a motivaciones o palancas, también tienen cabida otras variables como expectativas, valores del trabajo, etc. Trata de listar y valorar aquello que es importante parea ti y, compáralo con lo que te va a aportar tu objetivo. Si este apartado de motivaciones y palancas queda, más o menos claro, puedes volver a él en cualquier momento del proceso de implementación de tu proyecto profesional. Tener claro lo que “me empuja”, imaginarse con el objetivo logrado, concretar en qué medida mejoraría no sólo mi vida profesional sino, también, la personal… son estrategias que nos van a servir de “alimento natural” del proceso.

“El éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos un día sí y otro también”  (R. Collier)

Compromiso con mis objetivos

No sirve sólo con que la meta laboral esté definida. Ha de ser importante par ti, has de estar motivadx y, no menos importante, has de comprometerte. Compromiso que, habitualmente, está ligado al tiempo que le dedicas a tus objetivos y a los hábitos que pones en práctica. Trata de extraer reflexiones que apoyen tu camino en relación a las cuestiones siguientes (también te puede ser útil compartir los resultados a fin de obtener feedback):

  • ¿Cuánta importancia tiene pata ti, en estos momentos, alcanzar tu meta laboral?
  • ¿Cuánto tiempo estás dipuestx a dedicarle a tu proyecto?
  • ¿Por qué es importante para ti?
  • En un mundo tan global como el actual, hasta dónde te desplazarías para lograr tus objetivos
  • Qué vas a dejar de hacer (hábitos viejos),  ¿reducir?
  • Qué estás dispuestx a hacer para lograrlo (nuevos hábitos). ¿Aumentar?, ¿nuevas?
  • Otros

“Una meta laboral eficaz es aquella que da respuesta a tus intereses, pone en valor tus fortalezas, y está alineada con tus valores” (La Era de los Valientes)

Validando mi objetivo

Tras “someter” tu objetivo a la prueba de la matriz DAFO, y recoger información relativa a fortalezas, dificultades, amenazas y oportunidades, ya puedes reafirmarte, o no, en el objetivo que te habías marcado.

Una buena manera de redactarlo, sería la que tiene en cuenta, al menos, estas 4 claves:

  • En qué tipo de puesto quieres desempeñarte. Evidentemente, puedes pensar en más de uno pero, sabiendo que necesitarás, probablemente, estrategias diferentes (o, no).
  • Haciendo qué. Delimita funciones. Has de tener claro qué vas a hacer (sabes hacer, quieres hacer y puedes hacer).
  • Dónde. Puedes hablar de país, región, sector, ocupación, tipo de empresa…
  • Cuándo. Acótalo en el tiempo. No es lo mismo plantearte un objetivo a 1 mes vista, que hacerlo a medio/largo plazo.

Ojalá en la vida tuviéramos un índice que nos avisara en qué página nos vamos a encontrar… y cuántas páginas durará nuestro ejemplar (Risto Mejide)

¿Y si tuviera alguna alternativa? Mi objetivo B, C…

Te presento algunas herramientas que te pueden servir:

(1) La tabla de prioridades nos ayuda a discernir entre las opciones de: lo que quiero (resultado de las tareas anteriores de definición de objetivos, valores, visión, pero, sobre todo, de todo el trabajo de autoconocimiento realizado, etc.), lo que no me importaría (podrían considerarse tus planes alternativos. Recuerda que cada plan -objetivo- requiere valorar la adecuación perfil propio/perfil objetivo) y lo que no quiero, para dar prioridad en tiempo y esfuerzo a la primera, seguido de la segunda y olvidarnos de la tercera. 

Tabla Prioridades

(2) Recuerda que el trabajo/ocupación/profesión al que quieres optar, tal y como ya habías definido, ha de cumplir con una serie de requisitos de los que has aglutinado en tu perfil profesional (es algo muy personal, cada cual ha de valorar dónde están sus “líneas rojas”, cuáles son innegociables). Pues bien, sólo como ejemplo, te sugiero algunos de los rasgos que puedes tomar en consideración, y para los que habrás de concretar tanto como puedas:

  • Ubicación: cerca de tu domicilio, región, país….
  • Empresa/Cliente: tamaño, horario, valores, reputación, visión, misión…
  • Vínculo laboral: cuenta ajena, autónomo…
  • Conocimientos, competencias, habilidades…, necesarios
  • Tareas, actividades, funciones…, a desarrollar

(3) Mis innegociables. Ahora es el momento, como te avanzaba, de señalar aquello que es innegociable para ti, y señalarlo. Para el resto, define opciones que consideras asumibles.

Mis innegociables

(4) Mis alternativas…

Mis alternativas

“Un viaje de mil millas comienza con el primer paso”  (Lao Tsé)

¿Abordamos el reto troceándolo?

Puede, y sólo puede, que el objetivo (meta laboral) que te has marcado, de momento, quede algo lejos (no tienes las competencias, experiencia, formación…). Evidentemente, lejos de desistir, vamos a tratar de valorar si es preciso que pases por “momentos” (trabajos) intermedios. Siguiendo a La Era de los Valientes, podemos hablar de:

  • Trabajo básico: te permite dar respuesta a necesidades inmediatas, actuales (sobre todo, económicas)
  • Trabajo de desarrollo: te permite adquirir formación, experiencia….
  • Trabajo ideal (tu objetivo laboral): aquel que ha de combinar todas aquellas variables (perfil profesional) que para ti sean importantes. 

No todo el mundo ha de pasar por estas tres etapas, ni mucho menos. Dependerá de cada caso particular. Esta especie de pirámide del empleo, está inspirada, cómo no, en La pirámide de Maslow. Lo que sí hay que tener en cuenta es que las decisiones que tomes aquí, condicionarán el plan de trabajo posterior.

¿Te animas a hacer una predicción?

Pirámide del empleo

Pues bien, hasta aquí. Espero que todo el trabajo realizado, más lo que te propongo hoy, arrojen resultados que te sirvan para los siguientes pasos que habremos/habrás de dar, en la implementación de tu proyecto profesional. Recuerda que, básicamente, hablábamos de tres fases: introspección, proyección y estrategia. Podríamos decir que, aquí, concluye, de momento, la segunda parte y que, de cara a siguientes posts, comenzaríamos con todo lo relativo a la estrategia. Ya veremos que hay muchas maneras de abordar el proceso y que, en principio, todas son válidas -unas, más que otras, algunas con más “fundamento” que otras, unas con más base en la generación de oportunidades, otras más asentadas sobre el esperar, esperar y desesperar…-. Pero, eso, eso ya será a partir de la próxima entrada.

Por otra parte y, para finalizar, me encantaría que aprovecharas estos momentos de confinamiento, para trabajar en tu proyecto, un proyecto que, a la fuerza y, entre otros rasgos, habrá de ser flexible a fin de “adaptarse” a la aventura en la que se van a convertir, si no lo son ya, la mayoría de nuestras carreras profesionales. A la rigidez, estabilidad y linealidad de otras épocas, le van a suceder, muy probablemente, el cambio, la inestabilidad, los entornos “líquidos”, la hegemonía de “lo digital”, la globalización, la longevidad vital -y laboral-, la necesidad de “vivir” en beta permanente, la pertinencia de diversificar fuentes de ingresos, la “conveniencia” de “digitalizarnos”, de convertirnos -si no lo estamos ya- en personas sociables… ¿Creéis que nada será lo mismo tras esta pandemia? ¿Seremos capaces de sentir, pensar, actuar y, en definitiva, vivir, de acuerdo a estos “nuevos” tiempos?

Como siempre, muchísimas gracias por leerme 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .