El aprendizaje no es una opción: formas colaborativas de construcción del conocimiento

Finalizaba el post: ¿Digitalmente competentes: laboralmente válidos?, con esta reflexión: el desafío para nuestro desarrollo profesional ya no está tanto en los conocimientos que tenemos, que vamos almacenando con la experiencia, sino en nuestra capacidad de aprendizaje continuo, de adaptarnos a las necesidades que nos vayan surgiendo, de autogestionarnos,  y en el poder aprender de y con otrxs, en red. Si tratamos de vincularlo al concepto de empleabilidad, entendida ésta como responsabilidad compartida, el aprendizaje autónomo, el aprender a aprender y las competencias digitales, acompañadas de una actitud de mejora y crecimiento constante, entre otras muchas variables a tener en cuenta, asoman  muy ligadas  a nuestro desarrollo profesional, competencial y a la propia empleabilidad.. En este contexto, los EPA/PLE (Entorno Personal de Aprendizaje/Personal Learning Environment), se muestran como una estrategia (enfoque/actitud) más –nada despreciable- para dar soporte a esa mejora profesional (más concretamente a dos de las competencias clave recogidas en “Recomendación del Parlamento Europeo y del Consejo”: 4. Competencia Digital y 5. Aprender a aprender). ¿El talento por sí solo garantiza la empleabilidad?, ¿podemos permitirnos no estar en aprendizaje permanente?, ¿si no te reciclas, “desaparecerás”?, ¿la formación continua es exclusivamente para ciertas edades y ciertas posiciones?, ¿y si el mantener una actitud de aprendizaje constante sirviese de “vacuna” frente a la incertidumbre que nos rodea?, ¿de quién es la responsabilidad de nuestra formación?…

“Los Entornos personales de aprendizaje surgen en el Reino Unido asociados al movimiento de la Web 2.0 y orientados al sistema educativo” (wikipedia) y, a día de hoy, las definiciones que podemos encontrar apuntan en varias direcciones. A mí, personalmente, me ha parecido oportuno rescatar aquella que lo entiende como “enfoque pedagógico para la integración intencional y deliberada de espacios de aprendizaje formales e informales” de Dabbagh y Kitsantas (wikipedia), la que lo define como  “…el conjunto de herramientas, fuentes de información, conexiones y actividades que cada persona utiliza de forma asidua para aprender” (Adell J. y Castañeda L., 2010, pág. 23); la que matiza que “…permite dirigir el propio aprendizaje, tal y como ocurre con el aprendizaje informal, conectando información de diversas fuentes, información que llega filtrada y comentada por la comunidad en la que se participa” (Álvarez, D., 2012, pág. 3), la que dice que “se trata de una combinación híbrida de dispositivos, aplicaciones, servicios y redes personales que empleamos para adquirir de forma autónoma nuevas competencias para la resolución de problemas” (David Álvarez, en conecta13) y la que señala que “un PLE incluye la integración de elementos de la formación tanto formal como informal y no formal en una experiencia única de aprendizaje, así como el uso de redes sociales que pueden cruzar las fronteras institucionales y la utilización de protocolos de red” (Cabero,  J., 2011, pág. 3). Es decir, básicamente se compone de fuentes de información, herramientas, actividades y red de personas (PLN). Aprendo obteniendo información de algún lado, utilizando una serie de herramientas, haciendo una serie de actividades y apoyándome en mi red (en palabras de la propia Castañeda “dónde, haciendo qué, y con quién, aprendo”). O, en otras palabras (las del propio Álvarez): “nuestro PLE gira en torno a tres grandes ámbitos de actuación: gestión de la información, generación de contenidos, y comunicación”, para lo cual necesitaremos recursos, herramientas, fuentes de información y conexiones. Me convierto en agente activo (proactivo frente a pasivo o reactivo), en protagonista de mi aprendizaje (autónomo).

Teniendo en cuenta lo anterior, para mí la clave reside en el  PLN, es decir, amén de fuentes de información y de hacer algo con esa información que me provea de conocimiento, lo realmente relevante, y que la Web 2.0 facilita enormemente, es hacer, discutir, compartir, reflexionar, debatir… con otrxs, en red (en la Red y fuera de la misma). Es decir, me permite construir conocimiento de manera colaborativa –ya no en manos de unxs pocxs expertxs-, comentando, compartiendo, interactuando, construyendo, reflexionando, produciendo…, dentro de una visión del aprendizaje que también da valor a lo informal, a lo largo de toda la vida, desarrollando competencias como las ya mencionadas: “aprender a aprender”, “competencias digitales”, etc. En este entorno hiperconectado, los cubículos, los aprendizajes que se “guardan cual “tesoro de Gollum” van perdiendo, afortunadamente, fuelle, en pos de los aprendizajes basados en conexiones (personas). Cuidado con “descartar” a personas “a la ligera”. Orientar antenas y estimular sentidos, parece una actitud más adecuada. ¿Acaso aprender no es trabajar, y trabajar, aprender? Como dice Francisco Alcaide, “tu red de contactos es la mejor expresión de quién eres”. ¿Ayudamos a otrxs a aprender y a mejorar?

Si tenemos que hablar de objetivos, Eva Collado lo resume así: los objetivos principales de un EPA son conectar de forma ordenada y útil fuentes de información y herramientas existentes y necesarias en nuestro aprendizaje, y que nos permiten mantener y desarrollar nuestras conexiones, es algo que suma a nuestras propias competencias personales y profesionales de una forma fácil, ordenada y personalizada a nuestras necesidades” (Collado, E., 2019, pág. 202). De alguna manera, definimos nuestros propios objetivos de aprendizaje y tendremos más “control” sobre el propio proceso de aprendizaje (metas, contenidos, procesos…).

PLE

Fuente: Castañeda, L y Adell, J (Eds.). (2013). Entornos Personales de Aprendizaje: claves para el ecosistema educativo en red. Alcoy: Marfil.

¿Es que siempre hemos tenido un PLE? La respuesta es sí. Quizás no lo teníamos definido como tal pero, todo aquello que hemos venido haciendo: leer, ver documentales, vídeos, consultar apuntes, asistir a eventos y charlas, intercambiar ideas con compañerxs de profesión, consultar fuentes de información en bibliotecas, medios de comunicación tradicionales como prensa, televisión, radio…, conformaba nuestro Entorno Personal de Aprendizaje. Es decir, lo teníamos, no eramos conscientes y, básicamente, estaba centralizado en la escuela (maestrx como expertx), y en la organización/empresa como proveedora de formación (más próximo al aprendizaje formal), es decir “tutelado” por una institución. ¿Han sustituido los PLE a los LMS?

La idea, en la actualidad, pasa por aprovechar las enormes posibilidades que nos facilita el entorno de la Red en cuanto a herramientas –y recursos-  y contactos –personas- , para continuar aprendiendo de manera autónoma –distinto de individual-. Tal y como afirma Stephen Downes,  “un PLE está diseñado para estimular el aprendizaje a través de la inmersión en una comunidad, y no a través de una presentación de hechos…”  ( Stephen Downes) -visto en conecta13.com-. Es decir, la llegada de la Web 2.0 nos facilita el acceso a un montón de información (infoxicación), a golpe de click (inmediato y sencillo), desde distintos dispositivos móviles, asíncronos, ubicuos (smartphone, tablet, portátil…), y nos permite “hacer” distintas actividades (comentar, intercambiar, debatir…) con distintas personas lo que, indudablemente, ha enriquecido enormemente nuestros entornos de aprendizaje.

En el contexto 2.0 hemos pasado de meros consumidores a prosumidores, a prosumidores con capacidad de análisis crítico, a prosumidores que aprenden a lo largo de toda la vida (life long learning), a prosumidores que, lejos de acumular información, incorporan conocimiento de manera autónoma y aprovechan su red de contactos (conexiones) para aprender de, con y en red.

ple 5

Fuente: agenciacomma.com (Pinterest)

La web amplia, diversa, social…, nos provee de un montón de información –en la mayoría de las ocasiones “condicionada” por nuestra geolocalización, el análisis de nuestros intereses y conductas, etc-, tanta información que puede llegar a provocarnos una indigestión –infoxicación- y que no siempre es la información que necesitamos en cada momento y en cada situación –más productiva y adecuada-. En cada unx de nostrxs está el afinar esa búsqueda con el fin de mantenernos actualizadxs en nuestras distintas profesiones, es decir, habremos de comenzar por determina cuál va a ser el centro de interés de nuestro PLE, cuáles son las temáticas sobre las que me gustaría continuar profundizando (hemos pasado del qué nos quieren enseñar –formal, cerrado- al qué queremos o necesitamos aprender y cómo organizamos –tareas, experiencias, actividades- para aprender). En este sentido, ¿tienes claros los temas sobre los que te gustaría profundizar? Filtrar y discriminar la información, ¿no será una de las competencias vinculadas al nuevo entorno 4.0? Podemos coger lápiz y papel, o alguna herramienta digital (Tagxedo o similar), e ir anotando aquellas temáticas que más interés nos despiertan. Si te mueves en el “mundo” de la Orientación Laboral y ya sigues a compañerxs de profesión, los temas sobre los que postean y hablan de manera habitual, pueden servirte de guía. Así mismo, tanto si trabajas (o has trabajado) en el seno de una organización, aquellas competencias que forman parte de tu “mochila”, también pueden ser centros de interés sobre los que profundizar (revisa tu evaluación de desempeño o similar). También puedes “rescatar” ideas, en torno a conocimientos y competencias, de este fabuloso compendio “El profesional de la orientación laboral, perfil de competencias” de Enrique Cejudo. La idea es que los centros de interés que fijes tengan traducción a tu labor diaria. Rescata tu sentido más crítico y exigente, y quédate con lo que realmente aporta valor.

El siguiente paso, podría ser determinar qué herramientas utilizar para buscar, filtrar y organizar la información, cuáles para generar y compartir contenidos,  cuáles para comunicarse y participar en comunidades (siguiendo la presentación de Conecta13), (que se corresponden, de manera genérica, según Adell y Castañeda con: leer, hacer/reflexionar, y compartir), y cuáles para compartir tu PLE (“un análisis de las fortalezas y debilidades de las herramientas, mecanismos y actividades que usamos o realizamos nos permitirá mejorarlo y potenciar el aprendizaje” -wikipedia-). Si quieres “tomarle la temperatura” a tu PLE actual, puedes empezar por esta herramienta (David Álvarez). Evidentemente y, a pesar de esta clasificación,  las herramientas, fuentes, actividades, actitudes y conexiones que “utilizamos” para aprender no se pueden “encuadrar” de manera exclusiva en una de ellas. Así, por ejemplo, un blog nos permite el acceso a la información, hacer algo con la misma (replicar, reflexionar, sintetizar, organizar…) pero, también, conversar, llegar a acuerdos, consensuar, tomar decisiones… Además, la idea no es utilizar herramientas, así, sin más, por utilizar, más bien habremos de profundizar en aquellas que respondan a nuestras necesidades, expectativas, intereses… “ninguna de las herramientas, estrategias, o mecanismos  son exclusivos de una única parte del PLE. Es decir, según el uso que se le dé o el momento en que se emplee, podrá formar parte de una estrategia de aprendizaje u otra” (Castañeda y Adell, 2013), es decir, cabría hablar carácter híbrido y transversal:

ple 4

Según Jordi Adell (2011), los primeros pasos que se pueden dar para crear nuestro PLE podrían ser:

1. Crear un cuenta en Twitter y seguir a gente interesante.
2. Compartir tus ideas y hallazgos con ellos: http://twitter.com/
3. Suscribirse vía RSS a blogs u otras fuentes de información (revistas científicas).
4. Empezar a escribir tus ideas y proyectos en tu propio blog en WordPress, Blogger o Posterous.
5. Etiquetar y compartir tus favoritos en delicious o diigo
6. Participar en algunas redes sociales interesantes: Reducan, Elgg, Ning, Grou.ps
7. Agregar tu lifestreaming y compartirlo. Subscribirse al de otras personas interesantes en friendfeed.com

Si en el ámbito deportivo se juega como se entrena, en el entorno laboral ¿se trabaja como se aprende?

Vista la importancia  creciente de las competencias digitales (RocaSalvatella) en la mayoría de las profesiones –por no decir en todas-,  y teniendo en cuenta  esta (sobre)abundancia de herramientas y aplicaciones –también de artefactos– que usamos lxs Orientadorxs Laborales, estaría bien poder establecer  un orden, en función de las ventajas y desventajas que vemos cada unx de nosotrxs. Evidentemente, en primer lugar, habría que matizar el fin que le damos al uso de cada herramienta (amén de las funciones vinculadas al PLE, ya mencionadas –qué herramientas usas para aprender, para reflexionar, escribir, reflexionar, sintetizar…, y para intercambiar, conversar, discutir, consensuar…-), cabría revisar otras funciones que forman parte de nuestros quehaceres diarios: planificar tareas (suite de Google, Office 365), gestionar información (recogida, registro…), trabajar de manera colaborativa en la nube, utilizar APPs para que las personas atendidas avancen en sus competencias (nosotrxs en la FSG utilizamos Arivanza), planificar y desarrollar tutorías online,  trabajo y coordinación en red en la Red… De ahí podríamos pasar a compartir la información en un espacio colaborativo para que sirva de experiencia y referencia a otrxs. Muchas de las herramientas se “adquieren” de manera autodidacta y, además, cuando parece que le vas cogiendo el truco a alguna, sale otra nueva que da al traste con todas las horas que habías invertido en la anterior. Si todxs nos ponemos a la tarea de crear un espacio compartido (finalizaba el post al que hacía referencia al principio con una pregunta ¿alguien se anima para dar el primer paso y juntarnos en algún evento en el que compartir y debatir buenas prácticas? Quizás, no sea necesario, de momento, provocar un encuentro presencial, igual podría generarse un espacio –comunidad- online en torno a un planteamiento de interés común), donde volquemos nuestros aprendizajes, acortaremos tiempos –recurso cada vez más escaso-, estaremos “al día”, enriqueceremos el resultado, nos “inspiraremos” a través de las ideas de otrxs… lo que nos permitirá hacer más hincapié en actividades y tareas generadoras de valor. Cada cual aportará desde su experiencia, cada unx de nostrxs ha de dar cuenta de una serie funciones en su día a día que, quizás, difieran algo de un programa a otro pero que, más o menos, comparten un núcleo común. Las personas atendidas, sin duda, nos lo agradecerán. ¿Alguien se anima a plantear, por ejemplo, un formulario (Google Forms, Microsoft Forms)  en el que reflejar nuestras impresiones iniciales? No creo que sea necesario comenzar por proyectos de gran calado. Quizás, de momento, generar y utilizar un hashtag, sea un comienzo. Más adelante, se podría dar forma a un espacio colaborativo: Google Sites, SharePoint… En definitiva, lxs Orientadorxs Laborales –también el resto de profesionales- seremos aprendices permanentes y autónomos –orientación dinámica, que avanza con los “nuevos tiempos”, más allá de las “fronteras” de lo formal, que sortee la obsolescencia-, que habremos de saber gestionar una “nueva” identidad, la digital, en un mundo en constante cambio (VUCA), donde las conversaciones –y aprendizajes de y con otrxs, aprendizaje social- de “máquina de café”, han encontrado un “nuevo escenario”, el entorno 2.0 –WOL, working out loud- (@Telefonica), de colaboración, de cocreación, de compromiso, de democratización del conocimiento. ¿Qué sería un PLE sin la interacción y sin una actitud adecuada?: ¿un conjunto de herramientas? ¿El futuro de nuestro empleo pasará por nuestro aprendizaje presente?

Muchas gracias, como siempre, por leerme 😉

Recursos

El rincón de la Formación y Orientación Laboral. Blog PLE del proceso de búsqueda de empleo (Miguel Aguilar Pérez)

Curso de Google Drive (Aula Clic)

Curso de WordPress  (Aula Clic)

Introducción a Trello

Curso de Gmail (Princippia)

MyWayPass: plataforma de orientación académico-profesional para nativos digitales

PLE. Entornos Personales de Aprendizaje (Video de Linda Castañeda)

Qué es un PLE (Félix Val. CPR Zaragoza)

Te cuento cómo es mi PLE (David Álvarez)

Entornos personales de aprendizaje: claves para el ecosistema educativo en red. Castañeda, L. y Adell, J. (eds.). (2013). Alcoy: Marfil.

Los PLE son para el verano. Álvarez, D. (2012). E-aprendizaje.es

El blog de David Álvarez

iPLE: Entorno Personal de Aprendizaje Ikanos, un PLE para la emPLEabilidad por David Álvarez (e-aprendizaje.es )

Taller “Entornos Personales de Aprendizaje/Social Learning” de David Álvarez (e-aprendizaje.es)

Herramientas de colaboración en línea (Robin Good)

Kit de herramientas imprescindibles para aprender y colaborar (Victoria Redondo)

Bibliografía

Adell, J. (2011). Sobre Entornos Personales de Aprendizaje. Recuperado el 10 de
mayo de 2019 de http://es.calameo.com/read/00057299632ce8b79e66e

Adell, J. y Castañeda, L. (2010). Los entornos personales de aprendizaje (PLES): una nueva manera de entender el aprendizaje. En R. Roig Vila y M. Fiorucci (Eds.), Claves para la investigación en innovación y calidad educativas. La integración de las tecnologías de la información y la comunicación y la interculturalidad en las aulas (pp.19-30). Alcoy: Marfil – Roma TRE Universita degli studi. Disponible en http://digitum.um.es/xmlui/bitstream/10201/17247/1/Adell%26Castañeda_2010.pdf

Cabero Almenara, J., Marín Díaz, V. e Infante Moro, A. (2011): “Creación de un entorno personal para el aprendizaje : desarrollo de una experiencia. Edutec-e. Revista Electrónica de Tecnología Educativa. Nº 38. ISSN 1135-9250. Recuperado el 10 de mayo de 2019 de http://edutec.rediris.es/Revelec2/Revelec38/creacion_entorno_personal_aprendizaje_desarrollo_experiencia.html

Castañeda, L. y Adell, J. (2013). La anatomía de los PLEs. En L. Castañeda y J. Adell (Eds.), Entornos personales de aprendizaje: claves para el ecosistema educativo en red (págs. 11-27). Alcoy: Marfil. Disponible en http://digitum.um.es/xmlui/bitstream/10201/30408/1/capitulo1.pdf

Collado, E. (2019). El mundo cambia, ¿y tú?Barcelona, España,  Alienta editorial.

Créditos imagen: David Álvarez (Flickr.com)

6 pensamientos en “El aprendizaje no es una opción: formas colaborativas de construcción del conocimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.