La Orientación Laboral bajo la lupa

Ahora que el gobierno ha preparado un Plan de choque por el empleo joven 2019-2021 que, como es evidente busca la reducción del desempleo juvenil -donde nos movemos en cifras muy por encima de la media europea (33% en el tercer trimestre de 2018)-, y que se va a estructurar en torno a 6 ejes (orientación, formación, oportunidades de empleo, igualdad de oportunidades, emprendimiento y mejora del marco institucional) y 50 medidas, entre las que se encuentran la creación de una red de 3.000 orientadorxs en los servicios públicos de empleo. Podéis ver un resumen a través de este vídeo de Antena 3. Como digo, con la creación de este plan y, sin entrar en demasiadas consideraciones sobre los resultados que pueden lograrse con este tipo de intervenciones puntuales, que no “empapan” todas las estructuras sociales, que no trascienden de manera transversal para atajar el problema desde distintos frentes, quiero volver a poner el acento sobre un/a profesional, muchas veces discutido, otras, ignorado y, las mas -sobre todo cuando el aspecto pecuniario cobra protagonismo- “sacrificado” dentro de los distintos programas, que para mí -algunxs pensarán que qué voy a decir yo- ejerce un papel clave -junto a otrxs, por supuesto-  dentro de cualquier proyecto que quiera encaminarse a la incorporación de las personas desempleadas al mercado laboral. Me atrevería a decir que esto es tanto más así cuanto mayor tiempo lleva la persona en desempleo. Aunque, el mercado laboral actual se caracteriza porque las TICs, la TransformaciónDigital, la digitalización… afectan por primera vez a todo el mundo, también a los “trabajadores de cuello blanco”, por lo que quién es la primera persona (profesional) que se atreve a afirmar que no precisará la ayuda que le pueda facilitar un/a profesional de la orientación.

empleo orientación

Se tiene la vieja creencia de que un/a orientador/a laboral es aquel que aparte de un montón de recursos, tiene un montón de ofertas de empleo. Nada más lejos de la realidad. La gente desconoce que orientador es alguien que acompaña un facilitador, alguien que llega a acuerdos con la persona participante, en desempleo o que está desarrollando su proyecto profesional y que lo acompaña en este camino. Por tanto, la persona es el centro de su actividad y la mejora de su empleabilidad, a fin de que pueda presentarse en el mercado laboral en las mejores condiciones posibles, optimizando sus recursos… Aboga más por la empleabilidad y no tanto por el empleo en sí y, mucho menos, por el contrato -recordemos que contrato no es empleo-. Lo que mucha gente espera, sin embargo, es un intermediador -figura y actividad muy unidad a la orientación en determinados programas y proyectos, aunque no es algo mayoritario- es decir, aquella persona que sí que está en contacto con las empresas y por tanto acerca oferta y demanda. “Vengo a que me des un trabajo”, “vengo por lo del empleo”… son afirmaciones que se repiten en los distintos servicios de empleo.

Hemos de abandonar esa idea y empezar a ver la orientación laboral como un proceso -no siempre los programas acotados en el tiempo lo permiten-, un proceso de larga duración, por qué no a lo largo de toda la vida (Cedefop), o más ligado a la llamada orientación por competencias (InaemOrienta). Al fin y al cabo, tal y como está el mercado laboral actual, donde lo único cierto es que el cambio es una constante que, además, ocurre a una velocidad vertiginosa, lxs profesionales se verán obligadxs a cambiar varias veces de empleo y, por tanto, precisarán de acompañamiento en distintos momentos de su discurrir profesional. Un acompañamiento que, como no podía ser de otra manera, ha de comenzar en los años escolares, a fin de ir encauzando los esfuerzos en una dirección determinada, quizás con una meta algo difusa todavía, pero trabajando lo que me gusta, aquello en lo que voy siendo bueno y tratando de descubrir si puede encajarse en alguna necesidad de mi entorno -cabe resaltar aquí que el mercado laboral busca, y probablemente buscará, perfiles muy especializados (el tiempo de profesional para todo, va llegando a su fin), por lo que aunque, poco a poco, o no tan despacio, puede parecer interesante ir definiendo nuestra propuesta profesional, haciéndonos muy buenos en algo y, utilizar todos los canales que tengamos a nuestra disposición, también el 2.0, para comunicarlo al mundo-. En definitiva, elaborado paso a paso nuestro proyecto profesional -que habrá de cambiar varias veces a lo largo de mi vida laboral, cada vez más longeva, por cierto-. A mi modo de ver, trabajar con la persona, con su empleabilidad es mucho más “rentable” que acercarte como intermediador a la “caza” de ofertas, ofertas que muchas veces o no existen, o se cubren en un porcentaje muy amplio a través de la red de contactos  (Juan Carlos Becerra) y del posicionamiento de tu marca personal –no debemos olvidar el carácter cada vez más social que tiene el empleo y la búsqueda/atracción del mismo-. No es nada sencillo plantarse a puerta fría en representación de tal o cual entidad, ni siquiera de parte de la administración -aunque algunas entidades lo tiene más fácil, amén de no tener que toparse con los prejuicios de la persona en cuestión-, y tratar de captar ofertas “vendiendo” las bondades de tus candidatxs. Además, es una labor ardua que da unos frutos poco “estables”, es decir, que se pueden ir al garete en cualquier momento – en este sentido y, dependiendo del colectivo con el que se intervenga, la labor de sensibilización y concienciación, es fundamental-. Si quieres recordar lo que sí y lo que no puedo hacer por ti -y de paso lo que necesito de ti-, repasa este artículo.

Resumiendo, ¿en qué puede ayudar un/a Orientador/a laboral?. Se podría decir que se busca una atención personalizada -alejada de recetas tipo café para todos- en la que  el binomio Orientador/a-Orientadx trata de diseñar y poner en práctica un plan que acerque a la persona que está en desempleo, lo más posible, a sus objetivos profesionales. Se basa en una relación de ayuda en la que el Orientador trata de gestionar expectativas estimulando el empoderamiento del Orientadx y dónde el acompañamiento, la escucha activa, la motivación,…, son recursos de uso habitual. Así mismo, puede darme respuesta a las siguientes cuestiones: ¿cuáles son los sectores con más salidas laborales?, ¿cómo está el mercado laboral de mi entorno?, ¿cuál es el modelo de CV más adecuado para cada oferta?, ¿cómo comportarme de manera adecuada en una entrevista de trabajo?, ¿a dónde he de dirigirme al finalizar mis estudios?, ¿cómo puedo lograr información sobre empresas y bolsas de empleo de mi región?, ¿dónde puedo encontrar ofertas para trabajar en el extranjero?, ¿dónde puedo estar al día de las oposiciones que salen?, ¿he de utilizar una estrategia para buscar empleo?, ¿tengo que continuar formándome?, ¿dónde?, ¿en qué me puede ayudar una ETT?, … Si queremos hilar una poco más fino, los servicios con los que me puedo topar cuando me acerco a un servicio de orientación, podrían no estar muy alejados de los siguientes:diagnóstico de empleabilidad, diseño del perfil profesional, definición de un objetivo profesional, diseño de un itinerario de inserción, puesta a punto de las herramientas de bae, información a cerca de formación, recursos…

Aunque, reflexionando un poco sobre la situación actual de los servicios de empleo y orientación, también sobre los públicos (se cuestiona hasta su utilidad), estaría bien no toparse con “lagunas” tipo: escasez de Orientadorxs, falta de atención individualizada, tiempos de espera que rozan la “ilegalidad”, escasez (ausencia) de prospección de ofertas de empleo, poca (nula) actualización al entorno 2.0 y a las nuevas “reglas de juego”, ratios muy por encima de la media europea (sobre todo, en lo público)…, como digo, estaría bien ir solventado estos aspectos, por qué no fijándonos en lo que tiene éxito en otros países, apostando por una adecuada colaboración público-privada, por fomentar espacios de encuentro e intercambio de buenas prácticas entre orientadorxs de distintos servicios, por eliminar o, al menos, facilitar el engorro de los trámites administrativos que ha de “sufrir” una persona en desempleo hasta que accede, de verdad, al servicio que le interesa, por apostar por modelos de éxito contrastado como la formación dual, la formación con prácticas remuneradas o similares, siempre acordes al contexto particular y a las necesidades del mismo, en las que se logra la implicación de la empresa y, donde la persona, aparte de una formación en entornos laborales reales, complementa su itinerario con una formación genérica sólida que le va a servir para más de una empleo… No sigo por aquí porque era otro el cometido del artículo.

Por otra parte, la figura del orientador/a me parece crucial en cualquier programa y, no digamos ya en cualquier política activa de empleo. Me explico: antes de cualquier intervención, de asignar personas a tal o cual formación, a tal o cual taller, a veces sin ton ni son y, en muchos casos haciendo que la persona visite y “disfrute” distintos servicios, repitiendo intervenciones “calcadas”…, como digo, antes de nada hay que conocer a la persona, hay que realizar un “diagnóstico”, determinar sus puntos fuertes, fijar objetivos, establecer un plan y una estrategia (el Orientador/a debería ser la llave de acceso a los distintos programas. Algo que no siempre ocurre y, “así nos va”)…, en definitiva, implementar un itinerario que ayude a la persona a llegar de donde está hasta donde quiere llegar, para situarle en las mejores condiciones en un mercado laboral tan competitivo como el actual, con un nivel de empleabilidad mayor que a la entrada al programa, tratando de mitigar la brecha digital a través de la interiorización de competencias, también digitales, que le permitan “moverse”, volver a posicionarse con ciertas garantías de éxito en su entorno laboral, facilitando poco a poco su autonomía… Una autonomía que, a mi modo de ver, no es otra que mantenerse empleable en el entorno en el que a cada unx le ha tocado vivir -hoy en día más global que nunca, por cierto-, una empleabilidad que, al margen de cómo la entienda cada unx -existen múltiples definiciones e interpretaciones sobre este término- , va mucho más allá de tener un empleo -es más, se puede tener un empleo y no ser empleable-, ha de “trabajarse” con regularidad, ha de “aceptarse” nuestra parte de responsabilidad -siendo conscientes de que hay una serie de factores sobre los que nuestra capacidad de incidir es menor o, directamente, inexistente-, ha de entenderse como el desarrollo de un proyecto en torno a una propuesta profesional de valor concreta, clara y relevante para alguien -mi público objetivo-… Y va mucho más allá del dominio de ciertas herramientas, aunque también son importantes -si te interesa una empresa, por ejemplo, aparte de “investigarla” a fondo, habrás de tomar conciencia de cómo aborda los procesos de selección; y, en este sentido, estaría bien ir familiarizándose con formas de reclutar que incluyen, cada vez más, gamificación, big data, entrevistas vía skype o hangout, IA, videocurrículum, etc.-. De la misma manera, si quieres descubrir tus talentos puedes utilizar, entre otros este test; si quieres saber el estado de tu marca personal, amén de hacerte y responder a algunas preguntas clave, por qué no te animas a preguntar a tu entorno y a analizar posteriormente la información resultante; si quieres saber dónde te encuentras en tu bae accede a este cuestionario; si quieres aprender sobre estrategia consulta es post (Grace Salazar); si quieres descubrir tus competencias, intereses y valor profesional utiliza esta APP (talentikum); si estás pensando en “desempolvar” y actualizar tu currículum prueba con este post (plantillascv),  si quieres…

Recuerda que es muy importante aquello que sabes, pero más importante es lo que sabes hacer con lo que sabes y, todavía más importante es cómo haces lo que sabes hacer con lo que sabes. Invierte recursos en descubrirlo, potenciarlo, demostrarlo  y darlo a conocer, algo que, entre otros momentos, puede servirte, por ejemplo, en la entrevista de trabajo. En esta última, en la mayoría de las ocasiones, ni candidatx ni reclutador/a destapan todas sus cartas, ambos juegan a una especie de flirteo en el que buscan no descubrirse totalmente. En otras, los prejuicios del reclutador/a buscarán confirmar la idea que se ha formado en los primeros segundos de la entrevista y, en el mejor de los casos, tras investigar sobre el candidato en internet, y haberse hecho una idea sobre quién es, cómo es, qué, hace, cómo lo hace, cómo lo vende…, utilizará la entrevista para corroborar dicha información. Por qué no aprovechar esta última opción demostrando lo que sabes hacer, aquello que resuelves, tu manera de aportar valor… con el fin de, por una parte, quitarte presión de cara a la entrevista y, por otra, ir trabajando tu marca personal y tu red de contactos y dejar que ambos “hablen por ti”.

Para finalizar, la idea que me gustaría remarcar es aquella de que la orientación laboral, no sólo es útil y necesaria, como he venido argumentando, sino que, como ya he dicho también, es el argumento principal de cualquier política, programa, servicio… de empleo que no quiera “empezar la casa por el tejado”, es decir, que quiera partir de conocer a las personas demandantes del servicio, con el fin de adecuar la intervención, lo más posible, a sus necesidades, intereses, motivaciones, sin perder de vista el entorno en el que se “quieren” desempeñar.

Muchas gracias, como siempre por leerme y, aunque es un poco pronto, que el año nuevo te depare toda la felicidad -y el empleo- del mundo 😉

Fuente imagen: verne.elpais.com

 

Un pensamiento en “La Orientación Laboral bajo la lupa

  1. Pingback: La orientación laboral bajo lupa – empleatrabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.