La continuidad está garantizada

El pasado viernes 16 de febrero, estuvimos en la instalaciones de Egibide Molinuevo presentando la labor que realizamos dentro de nuestra entidad –Fundación Secretariado Gitano-, a las y los alumnas y alumnos de la Formación Profesional de Grado Superior de Integración Social. A nada que te detengas un poco en las asignaturas y, barriendo para casa, la oferta de créditos vinculados a la inserción sociolaboral tiene un peso nada despreciable.

La invitación partió de la profesora de la asignatura de Inserción Sociolaboral y, básicamente, pretendía dar respuesta a los siguientes objetivos: dar a conocer nuestra entidad, lo que hacemos y, sobre todo, acercarles a la comunidad gitana, por una parte; contarles de primera mano aspectos relativos a nuestra profesión como Técnicas y Técnicos de empleo -y porqué no, quizás despertarles el “gusanillo” por esta trayectoria laboral-, por otra; conversar acerca de qué tipo de estrategias se pueden implementar si te quieres poner a buscar empleo -ahora que ya están a las puertas de las prácticas y, porqué no,  con pie y medio en el mercado laboral-, por otra; y, finalmente, bajo mi punto de vista, la parte más interesante, amén de cercana y próxima, en la que mi compañera Esther que, entre otras titulaciones, también se formó como Integradora Social, les contó su experiencia.

Nada más entrar al aula, me llamó la atención la presencia de bastantes chicos entre el alumnado, algo que, volviendo a “barrer para casa” y, a nada que te des una vuelta por el día a día de la mayoría de las profesiones vinculadas a “lo  social”, te das cuenta de que es algo a poner en valor. Un segundo aspecto que captó mi atención fue que, aunque la presencia mayoritaria era para el alumnado en edad “natural” de cursar esta formación, también estábamos representados las y los más próximos a la mía y que, como no podía ser de otra manera, no podemos dejar de dar respuesta a esta “llamada de  lo social”; porque, como les dejamos claro, por si no lo sabían, si las motivaciones laborales están próximas a lo “pecuniario”, quizás sea el momento de replantearse el camino. Y, un tercer aspecto que me llamó la atención -continúo sorprendiéndome, ¿será positivo? (jajajaja)-, es que, al parecer, existen ciertas reticencias por parte de otras entidades del tercer sector, a la hora de acercarse a conversar con un alumnado que agradece conocer de primera mano cuál es nuestro día a día. Sin pretensión de abrir aquí un debate, creo que sí merece la pena dejar constancia de una realidad que, por más vueltas que le doy, no termino de entender y que, quizás, no pueda parapetarse tras el manido “es que no hay tiempo”.

Más que narrar toda nuestra intervención de manera descriptiva, necesitaría varias entradas (gracias chicas y chicos por “aguantarnos” casi dos horas), me gustaría enriquecer el post con el resultado de las distintas conversaciones que fueron surgiendo al hilo de los temas que fuimos tratando (muchísimas gracias, de nuevo, por lo participativas y participativos que estuvisteis. ¡El relevo cuenta con “masa” crítica!). Comenzamos presentando nuestra entidad, trayectoria, misión, valores, áreas de trabajo …, a nivel general, para “aterrizar” en aquello que hacemos a nivel local y que, fundamentalmente (vuelvo a barrer para casa), está vinculado al programa de empleo Acceder. Repasamos nuestra trayectoria y presentamos los retos a los ya estamos “mirando directamente a los ojos” y que han surgido al hilo de la transformación digital.  Una de las primeras voces planteó, ¿pero esto del big data, IA … tiene traslado a colectivos vulnerables, ¿no será mejor abordar otros aspectos más básicos ligados a las necesidades de las personas? La respuesta fue un contundente sí a ambas cuestiones. Claro que hay que abordar aspectos básicos clave vinculados  a las necesidades de las personas, sobre todo, si las entendemos como un todo, como un sistema “multivariable”, donde una situación suele ser consecuencia de la incidencia de varios “frentes”, pero donde también, el trabajo sobre una variable, en muchas ocasiones, repercute en una mejora en otras; y, en cuanto al sí de la primera cuestión, tratamos de dejarles claro que, las mejoras que estamos abordando en innovación, a nuestro modo de ver, han de dar respuesta fundamentalmente a dos premisas: aceleran los procesos o, al menos, me ahorran tiempos y, por otra parte, automatizan tareas rutinarias, lo que me permite dedicarme por entero a tareas de aporte de valor. Acordamos que, como casi siempre, la formación, ahora más que nunca, y la mejora de nuestras competencias, asoman como una posible “vacuna” al “resfriado” del desempleo. Repasamos aspectos relativos al concepto de competencia, a la necesaria capacitación en competencias digitales (no sólo para nosotras y nosotros en nuestro papel de profesionales de la orientación sino, sobre todo, para las y los participantes de nuestros programas, como una medida más a la hora de hacer frente a la brecha que ya sufren por su pertenencia a un colectivo vulnerable) y a la pertinencia de mantenerse en un aprendizaje constante -en beta, permanente-. Tras este primer bloque y, antes de pasar a debatir sobre estrategias de búsqueda de empleo, les planteamos una serie de cuestiones con el fin de suscitarles una reflexión en torno a: ¿cómo va tu proyecto personal/profesional?, ¿qué haces a día de hoy para mejorar tu empleabilidad?, si buscas empleo ¿cómo lo haces?, ¿serías capaz de decirme cuál es tu propuesta de valor? Tras un murmullo generalizado, sí hubo más de una persona que se atrevió a contarnos quién es, qué hace, para quién lo hace, qué beneficio cree que aporta y hasta en qué se diferencia del resto. La verdad es que partían con ventaja, porque ya habían tenido tiempo de reflexionar, a lo largo de la asignatura, sobre la pertinencia de diferenciarse en el entorno laboral actual. Hicimos repaso a algunos entornos laborales que se van a ver más afectados por la transformación digital, y sobre aquellas competencias que están subiendo posiciones en el podio de las más demandadas para los próximos años. Antes de pasar al segundo bloque, les dejamos con un par de  preguntas “para casa”: ¿comprarías los servicios que ofreces?, ¿cuánto pagarías por ellos?

Tras “arremangarnos” (creo que remangarnos también es una opción correcta) nos metimos de lleno con la búsqueda de empleo. Les presentamos dos opciones, en forma de estrategias que, a nuestro modo de ver, se dan mayoritariamente entre aquellos que buscan empleo. Una, más próxima al 1.0, a lo tradicional, al buscar empleo propiamente dicho, muy dependiente del currículum -en papel, por supuesto- … y, otra, más cercana al 2.0, al “trabajar para que te encuentren”, al mostrar tu talento …, y donde un currículum más social -en el que demuestro aquello en lo que soy bueno y lo que puedo ofrecer- cobra especial relevancia. Partimos de la idea de que, en un entorno laboral como el actual, plagado de múltiples cambios -¡y lo que te rondaré, morena!, que ya no sólo afectan a los de siempre -los más vulnerables-, tanto la manera de captar talento como lo de buscar empleo, han cambiado. Les llamó la atención que el 80% de las ofertas de empleo “no viesen jamás la luz” y que, el resto del mercado, conformado por aproximadamente un 20%, fuese el porcentaje a disputarse por la mayoría (80%), por las y los que continúan confiando en el camino tradicional muy ligado a las ofertas en prensa, internet, portales de empleo y demás. Cuando empezamos a profundizar en la estrategia más basada en conceptos como marca personal, propuesta de valor, “demostrar” tu talento, networking…., las caras de escepticismo no dejaban de multiplicarse. Y, las dudas comenzaron a tomar forma. Pero entonces, ¿esto cuesta un poco más? Efectivamente, es una estrategia más lenta, medio/largo plazo, basada en la “atracción” y que consiste en gestionar de manera intencionada la marca que quieres dejar y la posición que buscas ocupar en la mente de las y los destinatarios que tú hayas elegido. Repasamos que, una cosa es la marca y, otra, la reputación. Que está en tí el tratar de que ambos conceptos estén cada vez más próximos, y que el camino más adecuado no es otro que el de demostrar tu profesionalidad. Les invitamos a “googlearse” y debatimos acerca de la huella digital que vamos dejando. ¡No me parece justo que si yo cuelgo imágenes, comentarios, opiniones … personales mías, éstas se puedan utilizar, si no son adecuadas, en mi contra en un proceso de selección!, fue una de las opiniones. Tratamos de dejar claro que la separación entre personal y profesional no es tan clara como sostienen algunos, que ellas y ellos son Integradores e Integradoras Sociales las 24 horas, y que lo más adecuado es “jugar” con la diferencia entre público y privado, que si quieres que algo no se sepa, no lo compartas, y que, si lo haces bien, va a jugar más a tu favor que en tu contra. Concluimos que los temas que estaría bien reservarse para el entorno más privado fuesen aquellos relativos a religión, sexo, política y fútbol; y que, además, si te descartan en un proceso de selección por estar en las antípodas en estos temas, ¡para qué preocuparse!, o ¿es que querrías trabajar en una empresa que no comparte tu ideario o tus valores? En este punto el debate podía haber dado para rato (gracias, de nuevo, por participar). Charlamos sobre la importancia de la red de contactos, sobre la pertinencia de desarrollarla y gestionarla, de manera adecuada. Son personas las están detrás de todas las interacciones que se producen. Detrás de cada perfil, avatar, etc., solemos encontrarnos con personas. A la hora de plantearte tu estrategia tendrás que decidir quiénes serán los destinatarios de tus servicios, quiénes te pueden ayudar en tus objetivos y quiénes son aquellos a los que tratarás de “seducir” para que, incluso antes de que surja una vacante, tú ya estés colocado en las primeras posiciones. ¡Es que es muy difícil ser la mejor! Llegamos a la conclusión de que ojalá pudiésemos alcanzar ese estatus pero que, el objetivo, habría de encaminarse más a ser la o el más adecuado, en el momento en el que “salte” una opción de empleo. Pero, entonces ¿cuál es la mejor estrategia para acceder a un empleo? La respuesta, por obvia, casi sonó demasiado contundente: aquella que te permita encontrarlo. Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es que has de conocer, cuanto más mejor, el mercado laboral en el que te mueves; y, sobre todo, aquellas empresas u opciones laborales por las que “bebas los vientos”. La idea es adaptar -como un guante- tu estrategia, a la empresa, es decir, si la empresa sigue recabando currículos en papel y tiene escasa o nula presencia en redes sociales, quizás hayas de replantearte tu presencia en las mismas. En este sentido, además, y visto lo que acontece en el siguiente vídeo -que estuvimos viendo-, habría que cuestionarse si todo el mundo está capacitado para apreciar el talento que tratamos de demostrar en nuestras propuestas. Tras dejar clara la necesidad de conocer el mercado, le tocó el turno al autoconocimiento como origen de todo el proceso. Entre todas y todos fuimos repasando aquellos “apartados” que estaría bien tener en cuenta en este punto, y “acordamos” los siguientes: experiencia, formación, hobbies, pasiones, talentos naturales, intereses, motivaciones, disponibilidad (tiempo, dinero, ubicación), creencias y valores. Así mismo, convenimos en la pertinencia de completar nuestra “foto actual” solicitando ayuda al entorno (amigos, conocidos, profesores…, y un cuestionario de tipo google forms, ventana de johari o similar, nos pueden servir) que, en definitiva, va a completar y validar nuestra percepción. Llegamos al momento de plantearnos el objetivo y estuvimos debatiendo sobre los distintos niveles a los que podíamos tratar de dar respuesta. Visión, misión, propósito …, fueron términos a los que hicimos alusión. ¿Pero es necesario concretar tanto? fue una de las respuestas a los objetivos long tail que estuvimos repasando. Al igual que cuando hagas tu propuesta, cuanto más específica sea, mucho mejor, cuando te plantees un objetivo laboral -pensad en todas las posibles salidas que os permite vuestra formación- si acotas un poco, las opciones de ajustar tu propuesta, teniendo en cuenta aquello en lo que eres bueno o buena -Superman ya pasó a la historia- incrementan tus posibilidades de que “te lleves el gato al agua”. Estuvimos de acuerdo en que estaría bien basar nuestras aspiraciones laborales en aquellos aspectos en los que ya somos buenos, que la opción de apuntar en otra dirección, aunque válida, no debería de ser la primera. ¡Ojalá encontrara trabajo de lo mío!, surgió como un pensamiento que se hace en voz alta. Llegamos a la conclusión de que, si tengo claro lo que quiero, aunque no lo logre a la primera, no me despiste, no desvíe la mirada de lo que persigo -foco, foco y más foco- y que, el trabajo, la formación, la estrategia y una adecuada red de contactos, suelen acercarme a donde quiero llegar. Que, a veces, no se logra a la primera, que, muy posiblemente, tenga que dedicarme durante algún tiempo a otros menesteres, pero que, la determinación y el compromiso son muy buenos compañeros de viaje para encarar el objetivo que persigo. Aunque ya habíamos hecho referencia con anterioridad a la necesidad de aprender a presentarnos de manera correcta, abordamos este apartado bajo el paraguas de la visibilidad. Estuvimos repasando herramientas (currículum, blog, bio, titular, about me, etc.) y canales (on line y off line). Llegamos al consenso de que también es necesario parecer un buen profesional y que, éste, suele ser el punto por el que empieza la mayoría cuando se lanza a implementar su estrategia de búsqueda de empleo. Matizamos que lo importante, no es tanto el “envase”(que también), sino que no nos desviemos de nuestra propuesta, de nuestro producto que, al fin y al cabo, es por lo que nos van a pagar. No es necesario que todo el mundo tenga un blog (o sí), cada cual habrá de elegir el formato más acorde con sus talentos y, como hemos visto, con su público objetivo. Vimos dos propuestas de currículos, en las que se podía apreciar una más genérica de “persona para todo” y, otra, más trabajada, con una propuesta clara de lo que puede esperar la empresa. La idea, tal y como concluimos, es facilitar la tarea a la persona encargada de hacer la selección. Un vídeo -que no funcionó- (cosas del directo) pretendía servir para apoyar este apartado. Una última matización en este sentido: primero has de convertirte en profesional porque, como te arriesgues a tener presencia en RRSS, sin haber trabajado lo anterior, quizás el resultado no sea el esperado. Internet sólo es un canal más, un altavoz que, para lo bueno y para lo no tan bueno, va a ejercer un efecto multiplicador. Llegó el momento de dar protagonismo al plan, un plan que no pretende otra cosa que ordenar todos aquellos aspectos, objetivos, tareas, tiempos y evidencias, que se han de tener en cuenta para transitar el camino de donde te encuentras hoy hasta donde quieres estar “mañana”. Que no podemos olvidarnos de la necesidad de ir “midiendo” los pasos que vamos dando con el fin de poder reconducir la situación  si fuese preciso; y que vayamos marcándonos objetivos alcanzables, lo suficientemente concretos para poder abordarlos. Que no esperemos a que sea el momento adecuado porque, muy probablemente, nunca lo será. Y que demos un paso, aunque sea pequeño, porque todo lo anterior, sin acción, se queda en la nube de los deseos o, incluso peor, en la de lo sueños.

Finalmente, tal y como avanzaba, fue el turno de Esther, de que ésta les narrase en primera persona su periplo, en forma de historia, ¡hay que ver cómo llegan las historias!, hasta llegar a nuestra entidad. Más que describir su historia y lo que ésta transmitió, algo que no conseguiría aunque le pusiese todo el empeño del mundo, sí me gustaría rescatar tres “momentos”, a mi modo de ver, “interesantes”: la importancia de las prácticas y de aprovecharlas para demostrar todo tu talento; la labor de voluntariado: si ahora no tienes empleo y, mientras estás en búsqueda del  mismo, ¿por qué no aprovechas para realizar un voluntariado? Al igual que con las prácticas pero, a mi modo de ver, con mucho mayor valor añadido, un voluntariado te permite ponerte en valor a la par que generas valor a los demás; y, finalmente, el tema de la disponibilidad: nos tenemos que ir habituando a que el lugar de trabajo esté un poco más allá del horizonte que alcanzamos con nuestra mirada.

Antes de finalizar y, tras una reflexión más calmada sobre la jornada, me gustaría dejaros -sobre todo, a vosotras y vosotros, por si lo leéis- con algunos pensamientos finales: a) marketing/branding: que la idea, tal y como surgió a lo largo de la mañana, no consiste en coger un altavoz y gritar a los cuatro vientos lo buenas y buenos que somos (aunque tampoco en escondernos), que somos personas, que no nos vendemos, que vendemos lo que hacemos, nuestro producto, y que, el branding, tiene mucho más que ver con los demás, con el reconocimiento que logras por parte de tu entorno que, evidentemente, tendrá más “peso” en la medida en que se trate de personas que ya sean referentes en tu sector; b) camino/resultado: en muchas ocasiones nos obcecamos con llegar al objetivo y nos perdemos el durante. Que, al igual que cuando decido perder peso, no debería ser éste el único objetivo, ya que la interiorización de unos hábitos alimenticios adecuados me va a reportar muchos más beneficios a largo plazo. De manera similar, cuando emprendo un proceso de búsqueda de empleo, éste no debería de ser el único aspecto que valide toda la intervención, es más, la mejora de mi nivel de empleabilidad me va a situar en una mejor posición a la hora de enfrentar un proceso de desarrollo profesional de manera autónoma; c)”buscarse la vida”: que algunas y algunos de nuestras y nuestros participantes todavía se encuentran muy lejos de poder iniciar un itinerario de inserción sociolaboral, bien porque conviene dar respuesta a otras variables que, en principio, requieren mayor atención, bien porque están situados en una posición frente al empleo que nada sabe de estrategias, y sí mucho de “buscarse la vida”.

Vuelvo a agradecer desde aquí la oportunidad que nos disteis (gracias Michel por facilitarlo, y gracias Itxaso, por gestionarlo), gracias a las chicas y chicos de Integración Social por la acogida y participación; y, a vosotras y vosotros, como siempre, muchas gracias por leerme 😉

Fuente Imagen: FSGEuskadi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.