VISIÓN, MISIÓN, OBJETIVOS, VALORES

Continuando con nuestro proceso de branding, hemos llegado al momento en el que, tras sentar las bases de algunos conceptos básicos y de sumergirnos en una etapa de autoconocimiento,  tenemos que levantar la mirada sobre el horizonte, aprender a mirar lejos, a soñar -es nuestra visión-, a fin de discernir a dónde quiero llegar -es importante permitirse soñar- y qué dirección he de tomar para alcanzar dicho fin. A partir de ahí, definiremos misión y objetivos, y dejaremos claro qué es lo que no estamos dispuestos a arriesgar, por dónde no estamos dispuestos a pasar -son nuestros valores-. La brega, la lucha diaria, estará en el diseño de la estrategia que nos hará acercarnos -e ir alcanzando- los distintos hitos en forma de objetivos pero, este día a día, ha de convivir con la mirada sobre el horizonte, con la vista puesta en aquello con lo que hemos soñado, con nuestra ambición. 

Tu tiempo es limitado, así que no lo pierdas viviendo la vida de otra persona. No te dejes atrapar por el dogma que es vivir con los resultados del pensamiento de otras personas. No permitas que el ruido de las opiniones ajenas ahogue tu propia voz interior. Y lo más importante, ten el coraje de seguir a tu corazón e intuición. De algún modo ellos ya saben lo que realmente quieres llegar a ser. Todo lo demás es secundario.

Steve Jobs

Una vez que en el apartado de autoconocimiento hemos tratado de dar respuesta al quién soy, para avanzar podemos tratar de responder al qué quiero -¿os acordáis del qué quieres ser de mayor que tanto nos preguntaban cuando éramos pequeños?- , qué me importa, cuál es mi dirección, cuál es mi norte, qué cambiaría de mi vida tanto personal como profesional, qué me gustaría que no cambiase, qué me gustaría verme haciendo -creo que ya lo he mencionado pero, por si acaso, es el momento de soñar. Una vez leí que en Disney, cuando se sientan ante un nuevo proyecto, dividen la estrategia en tres “momentos”, uno de sueños, otro de crítica y, el tercero, de razón; pues bien, en principio, estamos en el primero, donde no caben ni la crítica, ni la razón; permítete soñar-, qué harías si te tocase la lotería, visualízalo, trata de utilizar todos tus sentidos, siéntete libre, sueña en grande. Estamos tratando de delimitar el qué, el rumbo, tanto profesional como personal -cambiar o quedarme como estoy- . Quizás sueñes con un mundo en el que no exista el desempleo, con una casa al borde del mar, con un mundo ecológico, con un entorno… Sueña alto porque, quizás no lo alcances pero, al menos, te habrás quedado “más arriba” que si sueñas “a la baja”.

vision

Una vez definida nuestra visión, es el momento de poner palabras a nuestra misión, ya hemos levantado la mirada sobre el horizonte, es hora de decidir cuál va a ser nuestro papel para acercarnos a ella, qué vamos a hacer para que sea posible, para que ocurra. De alguna manera es  clarificar cuál va a ser nuestra aportación para contribuir a que ese sueño se haga realidad.

mision-resumen

Quizás el tratar de dar respuesta a alguna de las preguntas siguientes, nos puedan ayudar a definir esa misión -toda esa declaración de intenciones-:

  • ¿Qué vas a hacer a corto plazo, para acercarte a tu visión?
  • ¿Qué puedes aportar para que tu visión sea un poco más real?
  • Aunque te parezca un  poco escabroso -en culturas anglosajonas se utiliza más- ¿cómo te gustaría que te recordaran cuando ya no estés?, ¿qué te gustaría que dijesen de ti  en tu funeral?
  • ¿Cómo te ves dentro de 5 ó 10 años?
  • ¿Si te preguntaran a qué te dedicas, sabrías responder? Ayúdate del cuadro que aparece más arriba.
  • ¿Tienes claro a qué te vas a dedicar profesionalmente en un futuro?

Veamos algunos ejemplos para hilar visión y misión.

  • Si la visión se encamina a lograr un mundo con menor analfabetismo, la misión podría ir en la línea -entre otras- de diseñar programas de formación adaptados a las necesidades de los colectivos más desfavorecidos.
  • Si la visión tiene que ver con lograr la autonomía de las personas, la misión podría encaminarse a diseñar y dotar de herramientas a las personas más dependientes.
  • Si la visión es que todos los colectivos tengan voz en determinadas instituciones, la misión podría ser facilitar la participación ciudadana a través del diseño de estrategias -formación, herramientas, canales-.
  • Si tu visión es un mundo con personas con marca personal que brille y bien trabajada, tu misión podría ser ayudar a que las personas descubran esa marca y aprendan a comunicarla.
  • En  mi caso particular -por si sirve de muestra- mi misión podría quedar tal como sigue: Técnico en Orientación Laboral que provee de herramientas a  personas en desempleo, a fin de que se acerquen a sus objetivos profesionales.

Cuando entremos con más detalle en el producto que podemos ofrecer ya veremos que, en ocasiones, pasión y talento van de la mano (si algo te apasiona, le sueles dedicar más tiempo, y acabas por “dominarlo”). Esto tiene mucho que ver con tu misión ya que, para pergeñarla, hay que bucear en uno mismo, en nuestro pasado, en nuestro recorrido, intereses, aficiones, logros, pasiones,…, y ver cómo podemos aplicarlo en nuestro entorno, descubriendo -o, creando- necesidades. 

Piensa por un momento en alguna cosa que te apasione en la vida. Ahora piensa en una necesidad que detectes en tu entorno (familia, trabajo, barrio,…). Es el momento de conectar necesidades y pasiones. ¿Es posible?, ¿podría surgir un negocio?, ¿sería rentable?  Hay que tener claro que, habitualmente, lo que varían son las necesidades, es decir, si con nuestra combinación de pasión y escala de valores (límites) podemos dar respuesta a cualquier necesidad detectada, estaremos en la línea de lograr el éxito y, como no, estaremos mostrando -demostrando- uno de los pilares más importantes de una marca que es la coherencia.

wordcloud-1

Objetivos

Tenemos más o menos clara visión y misión, hemos realizado un “viaje introspectivo” y buceado en nuestro interior, el siguiente paso se centra en fijar objetivos. Podríamos decir que misión y visión encaminan el trayecto, son los grandes objetivos a alcanzar, grandes objetivos que precisan de otros más pequeños en forma de hitos, de etapas del camino, que nos aproximarán a aquellos (recuerda que para ello hay que haber fijado visión y misión ya que, si no sabes a dónde vas, puedes acabar en cualquier parte). En relación a los ejemplos que planteábamos con anterioridad, si nos referimos a la pérdida de peso, si nos comprometemos con una pérdida sustancial de 10 kg en un año, habremos de establecer metas intermedias que nos aproximen a él: eliminar totalmente la bollería, reducir 1 kg de peso al mes, aumentar la ingesta de agua a 2 l. diarios, etc; por el contrario, si nos marcamos un objetivo “gordo” de ser un referente en nuestra profesión -independientemente de la que sea- quizás las etapas intermedias podrían pasar por adquirir los conocimientos y la experiencia necesaria, dar visibilidad a mi saber a través de la creación de un blog, atreverme a dar alguna charla o formación que demuestre mi expertise,…; imagínate que no estás a gusto con tu trabajo, que es un campo en el que la oferta de empleo ha menguado de forma considerable, o quieres cambiar de ámbito laboral, tus metas intermedias podrían ir en la línea de establecer contactos nuevos que te puedan recomendar, contactar y acercarte a empresas de selección, formarte, actualizar CV, revisión periódica de portales de empleo, etc.

Una manera, entre muchas, de establecer un objetivo -vinculado a tu marca personal- podría ser tratar de completar la siguiente frase: Dentro de 10 años quiero ser un referente en… (rellenar con la profesión). Y, en cuanto a la regla que han de cumplir los objetivos, la regla SMART es una de las más conocidas: Específico, Medible, Alcanzable, Relevante y Temporal.

Los objetivos son un paso fundamental, un  paso del que van a depender las estrategias y los recursos -sobre los que volveremos más adelante-. En mi labor diaria ante la pregunta ¿tú de qué quieres trabajar?, ¿de qué quieres buscar empleo?, en muchas ocasiones -más bien, en muchísimas- me topo con respuesta del tipo: “yo, en lo que sea”, “qué más da, la cosa es trabajar”, “todos los trabajos son dignos, ¿no?”,…; ante esta perspectiva, suelo tratar de convencerles de la pertinencia de apuntar en una determinada dirección ya que, como ya he mencionado, se trata de “recorrer”el camino hacia atrás, desde el objetivo hasta el día de hoy para, a partir de aquí, tratar de plantear la estrategia más adecuada, movilizando los recursos necesarios,…, porque, sólo así, el camino y su desenlace no serán atribuibles al azar o a la suerte. El proceso, en múltiples ocasiones, no finaliza con el objetivo -u objetivos- cumplido pero, en cualquier caso, el proceso mismo es un aprendizaje, un aprendizaje que, sin duda, te dotará de una serie de herramientas con las que no contabas al inicio del viaje y que, muy probablemente, te servirán a la hora de iniciar otros trayectos hacia otros objetivos. Tal y como dice Alfonso Alcántara de yoriento “El superprofesional es aquel que es capaz de cumplir sus objetivos”.

Tras unos cuantos años ya en esto de la orientación -aunque también sirven otros ámbitos laborales en los que he trabajado con personas- decir que, sin objetivos no hay camino y, sin éste, sin ponernos en marcha, lo más probable es que nos quedemos cómo y dónde estemos. Yo establecería objetivos a tres niveles -sobre todo si estás en búsqueda de empleo-, a corto (1 año), medio (3 años) y a largo (5 años) plazo, objetivos que, sin perder de vista la técnica SMART, también contemplasen los siguientes aspectos:

  • Tiene que ser posible. Tenemos que ser conscientes de que, con más o menos esfuerzo -ha de suponer un reto- podemos lograrlo. Si es demasiado fácil, quizás desistamos en seguida o, lo que es peor, ni lo intentemos.
  • Ser conscientes de que necesito “equiparme” para llegar. Tener claro el qué necesito. Competencias transversales -idiomas, informática,…-, habilidades sociales,…,  pueden formar parte del qué.
  • Poder comprobar que he llegado a la meta, que he alcanzado el objetivo. En este sentido, el definirlo -mejor por escrito- y ponerle fecha, suelen ayudar.

Tras definir visión, misión y objetivos, alcanzamos el último aspecto de este gran bloque de trabajo de nuestro proceso de branding. Me estoy refiriendo a los valores, que marcarán los límites que nos estoy dispuesto a traspasar en mi camino. Nos van a ayudar a la hora de tomar decisiones pero, sobre todo, van a dejar claro aquello a lo que no estamos dispuestos a renunciar.

valores

Tan importante como tener claro el qué, el por qué, el para qué,…, es conocer aquello que no estamos dispuestos a sacrificar por lograr nuestras metas. Preguntarte y preguntar a las personas que te rodean en relación a tus valores, te dará una muestra de tus “límites”. Fijarse en aquellas personas a las que admiras, aquellas personas que son un referente par ti, y los valores que se les asocian, también te arrojarán un poco de luz en este sentido.

Ya veíamos con anterioridad que el proceso de branding ha de comenzar por la persona, ha de conectar con lo que somos -también con lo que hacemos y con cómo lo hacemos, y con los resultados y logros que obtenemos-, es decir, sobre todo ha de edificarse sobre nuestros valores, como pieza diferencial de nuestra marca. Entiendo que el valor de una marca personal está precisamente ahí, en la capacidad de defender sus valores. No son pocas las personas que, por las circunstancias que sean -no sólo de índole económico- se ven obligadas a mantenerse en entornos laborales en los que han de hipotecar sus principios, sus valores, en los que, de alguna manera, han de caminar en contra de los mismos, pues bien, si estamos en búsqueda de empleo, con ganas de cambiar de trabajo,…, y optamos por una estrategia basada en la marca personal, estaría bien que tuviésemos en cuenta nuestra escala de valores, a fin de que nuestra marca esté impregnada con los mismos. Recuerda que estamos en la era de los ciudadanos, de los ciudadanos que se reivindican, y que  mejor manera que a través de sus valores: compromiso, libertad, solidaridad,.. Elige los tuyos.

valores-secuencia

Te propongo un ejercicio. De la lista de valores anterior -no están todos los que son- trata de elegir algunos. No te olvides de argumentar(te) por qué esos y no otros. También, como ya te he mencionado, puedes echar mano de las personas que te rodean. De los que has elegido, trata de quedarte con tres, aquellos que consideres muy importantes para ti, y a los que no renunciarías por nada del mundo. Trata de que estén presentes en aquellos proyectos que emprendas. Únelos a tu pasión. Estarás más cerca del éxito. Por el contrario, si nos marcamos cualquier tipo de objetivo -personal o profesional- y éste entra en contradicción con nuestra escala de valores, estaremos ante un conflicto interno que frenará nuestro avance.

Hasta aquí este tercer post relativo a nuestro proceso de branding personal. Recordar que, tras habernos familiarizado con algunos conceptos básicos, hemos navegado en nuestro interior (autoanálisis), hemos definido hacia dónde nos queremos dirigir y hemos marcado nuestros límites. Pues bien, en el siguiente post nos acercaremos al cómo, a la estrategia y el plan de acción, es decir, a cómo vamos a hacer para ir de donde estamos a donde queremos estar.

Y, como ya viene siendo habitual cada año, desde el blog soymimarca realizan una recopilación, en forma de ebook, de aquellos artículos que han despertado mayor interés. El del año 2016, recoge bajo el título Territorio de Marca Personal una selección de 40 artículos que te permitirán profundizar en aspectos vinculados a la Marca Personal y al proceso de Branding Personal, de la mano de los mayores  referentes del sector.

Así  mismo, os dejo con una guía de Personal Branding elaborada por @soymimarca

plan-de-personal-branding

2 pensamientos en “VISIÓN, MISIÓN, OBJETIVOS, VALORES

  1. Pingback: Estrategia I |

  2. Pingback: ¡PREFIERO UNA NEGATIVA, O MÁS, A UN SILENCIO! |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.