¿A vueltas con tu #Empleabilidad?

En un mundo tan cambiante como el actual, tu objetivo ya no puede ser “sólo” lograr un empleo, es más, la idea ha de pasar por desarrollar nuestras competencias, habilidades, aptitudes, actitudes,… (la lista puede contener algún concepto más) a fin de elevar nuestro nivel de empleabilidad que, a su vez, nos situará en una mejor posición respecto al mundo laboral, tanto si nuestro objetivo pasa por lograr un empleo, por mantener el que tenemos en la actualidad o por conseguir uno nuevo.

New-Old-Stock1

Foto: New Old Stock

La educación a lo largo de la vida se basa en cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos, aprender a ser.

Ya lo avanzaba Delors, J. (1996.) en  “Los cuatro pilares de la educación” en La educación encierra un tesoro, que la clave para desenvolverse con cierta soltura en un mundo tan cambiante, como el actual -en pleno siglo XXI-, pasa por una educación, por un concepto de aprendizaje a lo largo de toda la vida, que nos sitúe en una mejor posición a la hora de poder hacer frente a las novedades que nos van surgiendo, a nivel personal pero, también, a nivel profesional. Un concepto de aprendizaje íntimamente ligado al concepto de empleabilidad, del “ser empleable a lo largo de toda la vida”, que tiene en el aprendizaje, en la formación, sobre todo a la carta, en función de tus necesidades -vía PLE- a uno de sus baluartes más importantes. Aquí me gustaría hacer una salvedad que, a mi entender, es clave, y es que no basta sólo con atesorar conocimientos sino que, más bien, hay que “hacer acopio” de competencias, es decir, no sólo es importante lo que sabes sino que lo realmente importante es aquello que sabes hacer con lo que sabes, o lo que es lo mismo, hay que tratar de poner en práctica, de aplicar competencias .

No es lo que tienes, sino cómo usas lo que tienes, lo que marca la diferencia (Zig Ziglar)

Llegados a este punto, vamos a tratar de hacer una aproximación al concepto de empleabilidad.

La empleabilidad puede entenderse como un cóctel en el que intervienen, no sólo las variables personales sino, también, aquellas más vinculadas al entorno. En lo que a las primeras, hace referencia, habremos de centrarnos en las aptitudes, actitudes y, sobre todo, competencias, que facilitan -o impiden, en su caso- el mantenimiento de un empleo o el logro de uno nuevo. Tal y como hemos ido viendo más arriba, la formación, el aprendizaje -a lo largo de toda la vida- es uno de lo sustentos más importantes de nuestro nivel de empeabilidad -pero hay muchos más, la mayoría en forma de competencias, que veremos con más detalle en la infografía que os propongo más adelante-, y entre las que el autoconocimiento, la motivación hacia el aprendizaje, la iniciativa/autonomía y la flexibilidad/adaptabilidad, asoman con cierta importancia.

En lo que a las variables del entorno, hace referencia, habremos de estar atentos hacia dónde se mueve el mercado, a los requisitos -en cuanto a formación, habilidades, experiencia,…- que se están demandando desde el mercado, a cuáles son los sectores económicos emergentes, a los perfiles más demandados, a fin de prestarles una atención prioritaria con el objeto de continuar siendo empleables, de continuar poder ofreciendo una propuesta de valor de calidad.

En cuanto a los tipos de empleabilidad, tenemos que hablar, fundamentalmente, de interna y externa. La empleabilidad interna tiene mucho que ver con lo competitivos que somos en el seno de las distintas empresas. En este sentido, el ideal pasaría por una adecuación entre el perfil del trabajador y las necesidades de una empresa concreta. En cuanto a la empelabilidad externa, es aquella que determina lo competitivos que somos en el mercado laboral, en general. Así como, nosotros, como trabajadores, hemos de estar atentos a tratar de mantener un cierto nivel de empleabilidad, las empresas, por su parte, también han ido pergeñando estrategias encaminadas a incorporar a los mejores trabajadores -a fin de aportar solidez a sus proyectos-, a identificar las características y rasgos de esos trabajadores -a fin de encontrar en el mercado a aquellos que están en sintonía con los rasgos de éxito que persigue la compañía-, y a potenciar esas características y rasgos -al objeto de que los empleados se desarrollen en el seno de la empresa, alcanzando una situación de beneficio mutuo-.

Me gustaría continuar con un vídeo en el que Peridis, explica de manera magistral las 10 claves de la empleabilidad. Para ello, amén del discurso, utiliza, como no podía ser de otra manera, “sus” dibujos.

 

Antes de dejaros con una  infografía a modo de resumen, me gustaría finalizar con una pequeña reflexión: como he venido desgranando a lo largo de todo el artículo, el concepto de empleabilidad, amén de a las características del entorno -sobre todo socieconómico y laboral-, está muy vinculado a factores de tipo personal entre los que, las competencias, destacan sobremanera; sin embargo, y entendiendo que el ser más o menos empleable pasa por la adecuación entre tu propuesta de valor y las distintas demandas que surgen en el mercado laboral, no podemos dejar de lado algunos “aspectos” como son la disciplina, el trabajo, el esfuerzo, la constancia,…, que parecen haber caído en desuso entre la terminología que se usa cuando nos referimos al empleo y a la búsqueda del mismo. De nada nos servirá ser muy buenos, haber desarrollado múltiples talentos o competencias, si no los acompañamos de un poco de trabajo, de constancia, de esfuerzo, de disciplina diaria, que nos llevarán a invertir más tiempo en aquello que con esfuerzo acabaremos por dominar. Cuanto más dominas una materia, más experto te vuelves, lo que redundará en que te vaya gustando cada vez más, te convertirás en un mejor profesional, serás más reconocido, obtendrás más y mejores satisfacciones, elevarás tu estatus y tu expertise.

El talento sólo es parte del éxito; el resto es trabajo y sacrificio (Dusko Ivanovic)

empleabilidad_12051427_fc7dd059ec6df30af48fd281918b998bc0ef51e0

 

No me gustaría finalizar sin presentaros una serie de recursos que, sin duda, os serán de gran ayuda a la hora de matizar, un poco más, aquellos aspectos, estrategias y experiencias vinculadas al concepto de empleabilidad.

Las Lanzaderas de empleo  de la Fundación Santa María La Real y la Fundación Telefónica, en las que, amén de trabajar las competencias necesarias para mejorar tu emplebilidad, te demostrarán que no estás sólo en tu búsqueda de empleo.

El Programa de Empleabilidad Joven de la Fundación Telefónica como punto de encuentro para todas y todos aquellos interesados en activarse en la búsqueda de empleo.

Un Cuestionario de evaluación sobre Empleabilidad de Jordi Mañé . 

Una guía gratuita: La empleabilidad. Factores clave para potenciar tu desarrollo profesional redactada por la Universidad Internacional de Valencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.